Son oriundos del Gran Buenos Aires y disfrutaron de la Peña en la Casa de la Puna.Testimonios de turistas en la Capital: “Nos enamoramos de la ciudad y pensamos en radicarnos aquí”

Comparte esta información:
WhatsApp
Facebook
Twitter
Telegram

La tranquilidad con la cual se vive, su naturaleza, su cultura y las múltiples actividades que se puede hacer, son algunas características de nuestra ciudad, y de la provincia de Catamarca en general, que enamoró a la familia Sayago, oriunda del Gran Buenos Aires, más precisamente en la ciudad de Los Polvorines (Partido de Malvinas Argentinas). Ellos son Leonel Sayago y su esposa Natalia Nachbauer, junto a su hija de 7 años, quienes disfrutaron esta semana de la Peña en la Casa de la Puna y nos comentaron sus sensaciones al recorrer la ciudad, viviendo momentos únicos, y pensando inclusive en radicarse aquí próximamente.

“La verdad que Catamarca tiene atractivos únicos, nos enamoramos de su gente, de la Virgen del Valle, y su naturaleza, de todos los lugares que existen para visitar” señala Leonel, a lo que Natalia agrega: “Nos encantó su cultura, su folklore, cómo lo viven. Sobre todo, ver que en las plazas la gente disfruta hasta la noche con los chicos, tomando mate, la tranquilidad que se vive aquí es única. En este momento, estamos muy contentos de poder disfrutar esta Peña en la Casa de la Puna y ver que se mantiene la identidad de la provincia, sus tradiciones, es hermoso.”

Uno de los lugares más visitados de la ciudad en materia de Turismo Religioso es sin dudas la Gruta de la Virgen del Valle. Lugar donde los residentes y turistas viven experiencias de fe memorables, y no fue una excepción para esta familia que visitó el lugar. “Yo venía de un par de años bastantes complicados en lo laboral, y en lo familiar también perdiendo a mi papa y mi mamá en estos últimos tiempos. Estaba sinceramente muy alejado de la iglesia, pero en la Gruta me pasó algo muy particular: A medida que iba subiendo las escalinatas me caían muchas lágrimas y no paraba de llorar. Así, cuando me acercaba más a la imagen de la Virgen, lloraba mucho más”, describió Leonel. “Con la mano en el corazón, nunca había sentido eso. Y experimenté de esta forma que la Virgen del Valle me sacó toda esa mochila de temores, de dudas, de lamentos que venía arrastrando en este último tiempo. Fue una gran alivio, y una emoción inmensa para mí”, agregó.

No es común que una familia disfrute tanto de una ciudad en sus vacaciones, enamorándose tanto de ella, y llegando inclusive a pensar en radicarse pronto allí para cambiar su estilo de vida. Pero este si es el caso de la familia Sayago.

En efecto, Leonel expresó que “en el Gran Buenos Aires vivimos subidos a una rutina que realmente te acorta la vida, sentís que los días te pasan, no los disfrutas, vivís a un ritmo muy acelerado. Aquí encontramos la paz, en la ciudad y la Provincia. Entonces, empezamos a pensar justamente con mi señora en desprendernos de todo los que nos ata a Buenos Aires e instalarnos aquí con un proyecto que tenemos pensando desarrollar. Queremos cambiar nuestro estilo de vida para empezar a disfrutar más la vida viniendo aquí”.

Reforzando esta idea, Natalia agregó que lo que buscan es “la tranquilidad. Queremos que nuestra hija crezca en un lugar más tranquilo. Nos gustó también que en la ciudad de Catamarca tenés muchas actividades para hacer, podes salir a tomar algo, varias opciones de escuelas que ya estuvimos averiguando. Nos encanta”.

Comparte esta información:

WhatsApp
Facebook
Twitter
Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *