Nuevamente la naturaleza depositó su furia sobre el complejo termal ubicado en la localidad belicha de Villa Vil. Las fuertes precipitaciones registradas en las últimas horas provocaron la crecida de ríos. El imponente caudal del río arrasó con las instalaciones del lugar, causando daños totales.

Desde la secretaria de Turismo confirmaron que el complejo termal permanecerá cerrado por tiempo indeterminado a raíz de los grandes daños. El pasado 22 de febrero se había registrado una situación similar.